COMPRA POR TIPOS DE ACEITES DE OLIVA. Ofertas

Descubre los diversos tipos de aceites precios ¡Cómpralos¡

Descubre los diversos tipos de aceites precios ¡Cómpralos¡

Clasificación de los aceites de oliva. 

La unión Europea es muy estricta en lo referente al control y tipos de aceites de oliva.
Solo permite comercializar para los usuarios finales las siguientes categorías de aceite de oliva.

Aceite de oliva virgen extra:

Este tipo de aceite es de máxima calidad, se obtiene directamente de aceitunas en buen estado únicamente por procedimientos mecánicos, con un sabor y olor intachables y libre de defectos, no pudiendo sobrepasar su grado de acidez los 0,8°, expresado en porcentaje de ácido oleico libre.​ La mediana de defectos ha de ser igual a 0 y la mediana de frutado mayor de 0. Para abreviar, se utiliza el acrónimo «AOVE»

Catalogo para comprar aceites virgen extra premiados AOVE

Aceite de oliva virgen.

Este aceite sigue los mismos parámetros de calidad que el aceite de oliva extra, en cuanto a los métodos de obtención.
La diferencia es que no puede superar los 2° de acidez. La media de defectos tiene que ser inferior a 3,5 y la media de frutado mayor de 0. En otras palabras, los defectos deben ser prácticamente imperceptibles para el consumidor.

Aceite de oliva.

Contiene exclusivamente aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes: Es una mezcla de aceite de oliva refinado, que es el obtenido a partir del refinado de los aceites defectuosos, que no han alcanzado los parámetros de calidad anteriormente citados y de aceite de oliva virgen o virgen extra.
Como observaremos, ha perdido la palabra «virgen». Ello es debido a que en el proceso de elaboración del aceite refinado se utilizan otros procesos químicos o térmicos de limpieza de aromas, sabores y colores. El grado de acidez de este aceite de oliva no puede ser superior al 1°.

Aceite de orujo de oliva.

Este tipo de aceite es el resultado de la mezcla de aceite de orujo de oliva refinado, procedente del refinado de aceite de orujo de oliva crudo que es el que se obtiene, por medios físicos o químicos, de los orujos resultantes de la molturación de la aceituna, y de aceite de oliva virgen o virgen extra.
La graduación final obtenida, en ácido oleico, no será superior a 1°.

 

Otro tipo de aceite, no comercial, es el aceite de oliva virgen lampante.

Es aceite virgen muy defectuoso y que por tanto no se puede consumir directamente como los otros vírgenes.

Su nombre le viene de la utilidad que se le dio en tiempos pasados como combustible para las lámparas o candiles.

Hoy es el que se utiliza para ser refinado, proceso del que se obtiene el aceite de oliva refinado, no comercializable tal cual por su ausencia de sabor y color, pero que, mezclado con virgen o virgen extra (10 %-20 %), pasa a ser comercializable, denominándose en genérico «aceite de oliva», como ya hemos comentado.

Igual que el virgen y el extra, ambos proceden únicamente de aceitunas, pero de baja calidad, debido en su mayor parte a las aceitunas del suelo, las heladas, picadas, etc.
Pero tras unos procesos térmicos, físicos y químicos en refinería y un posterior mezclado con vírgenes se puede comercializar, por lo que este tipo de aceite resultante (el aceite de oliva a secas) no es considerado por muchos un auténtico zumo de aceituna ya que se ha sometido a varios procesos distintos a los propios de la almazara.

Deja un comentario